Recuerdo que tuve una vida...
Me miro al espejo
y en el primer instante aún persiste la inocencia,
el cabello no es plateado
y busco sin encontrar la arruga sabia.
Un día tuve una vida...
La dejé atrás,
allí donde el dolor todavía es dulce,
junto a la transparencia en la mirada,
justo donde dejé las carcajadas
esas, las que nacen muy adentro.
A su lado aguardan sueños,
esperanzas, ilusiones y proyectos.
Permanece todo en su hogar,
en aquella piel tersa y joven
donde no cabía nada más,
donde el futuro es algo que no ocurre.
Un día tuve una vida,
un día yo vestí esa piel...
hoy me veo convertida en ella, sin más,
en ella, que saboreó el dolor amargo,
la que ya sólo sonríe, apenas...
ésa con la mirada turbia de cansancio,
la misma que no logró sus ilusiones
y las enterró, y cambió entonces sus sueños
por la resignación que la realidad impone,
la que te mira desde el cristal
recordando su piel tersa y joven
con la que vivió felicidad...
y sólo ahora, que la perdió, la reconoce...
"El futuro es aquel que nunca ocurre,
el pasado es eso que no vuelve jamás"

Poema escrito por Yesenia Pineda

Discover more inspiring photos like this one.

Download the FREE 500px app Open in app