Esta fue la foto que se entrego para representar el cuento, aquí un fragmento del mismo:

Pero fue al verla nuevamente, esa noche en el teatro, que Esteban sintió su alma sangrante por haberla perdido, como si no hubiera pasado un día de esos diez años. La música de Warger lo envolvió de tal manera esa noche, que no pudo soportarlo y abandonó su butaca, mientras se dirigió al palco donde se encontraba Inés tendida en el diván del antepalco deshecha en llanto. Esteban la llamó clamando su nombre e Inés con sollozos incontrolados le dijo: “No, no… es demasiado tarde”

Discover more inspiring photos like this one.

Download the FREE 500px app Open in app