Y el cuervo, nunca emprendió el vuelo, aún sigue posado,
aún sigue posado en el pálido busto de Palas que hay sobre mi puerta;
y sus ojos tienen toda la apariencia de un demonio que está soñando,
y la luz, que sobre él se arroja, su larga sombra proyecta;
y mi alma, de esa sombra que en el suelo flota,
no podrá liberarse ... nunca más.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Discover more inspiring photos like this one.

Download the FREE 500px app Open in app