Jeromín, llegó a casa un día de verano al olor de las sardinas asadas, tenía tanto miedo que no se atrevía a bajar del tejadillo y tuvimos que subirle allí la comida.

Discover more inspiring photos like this one.

Download the FREE 500px app Open in app