Carlos Dobaño Goyanes

ISLA DEL SUR O DE SAN MARTIÑO [ Islas Cíes - Galicia ]

ISLAS CÍES

Famosas en el mundo entero, y uno de los paraísos naturales más conocidos de Galicia desde que en el año 2007 The Guardian declarase la playa de Rodas ( 1.300 m. de arena finísima ) como la más bonita del mundo.

HISTORIA

Las Islas Cíes , apodadas por Ptolomeo como las Islas de los Dioses, por Plino como las Siccas e identificadas por muchos como las míticas Casitérides de Herodoto donde fenicios y cartagineses se proveían de estaño, se encuentran situadas en el corazón de As Rías Baixas, en la provincia de Pontevedra, dentro de la comunidad autónoma de Galicia, en el Noroeste de España, formando parte desde julio de 2002, junto a los archipiélagos de Ons, Sálvora y Cortegada , del Parque Nacional Marítimo Terrestre de las Islas Atlánticas de Galicia, aunque en el año 1980 ya habían sido declaradas Parque Natural - 8480 hectáreas (7285,2 marítimas y 1194,8 terrestres) -, con el objetivo de preservar, conservar y regenerar este maravilloso e inigualable espacio natural.

El archipiélago de las Islas Cíes está formado principalmente por tres islas, la de Monte Agudo (o del Norte), Isla de O Faro y la Isla de San Martiño (o del sur), aunque se complementan con una serie de islotes menores. Las dos primeras están unidas por una barra de arena (playa de Rodas) y por un puente de piedra a modo de muro de una laguna interior.

La costa oeste de las islas Cíes se caracteriza por la altitud y dureza de sus acantilados, Por el contrario, la costa este está definida por laderas que descienden hasta playas de fina arena. Esto permite disfrutar de un paisaje paradisíaco y lleno de contrastes.

Originadas por movimientos tectónicos en el cuaternario, la configuración de las islas tiene dos partes bien diferenciadas. La oriental del interior de la ría es una costa suave con grandes arenales y bosques, mientras que la parte occidental es una sucesión de acantilados y cuevas formadas por la acción del mar, donde miles de parejas de aves tienen su habitat, siendo consideradas las islas zona ZEPA, Zona Especial de Protección de Aves.

Los primeros asentamientos en el castro situado en la isla de Monte Faro fueron en la Edad de Bronce (500 a.c.).

Las Islas Cíes aparecen en varios escritos romanos de Plinio, creyéndose que estuvo Julio César en el 58 a.c. en su lucha con los herminios, habitantes del norte de Portugal que en su retirada recalaron en las islas, siendo sometidos por los romanos debido a que no aguantaron el aislamiento.

Como toda la costa gallega, durante la Edad Media sufrió los ataques de los piratas normandos. En el S XI se tiene constancia de la aparición de los primeros monasterios de la orden benedictina. Con la construcción del Monasterio de San Estevo en la Isla do Faro y del de San Martiño, las islas se vuelven a poblar hasta la llegada nuevamente de los piratas, entre ellos, el famoso Drake que recaló en la isla y asoló gran parte de la Ría de Vigo. A partir de 1700 y debido a estas contínuas incursiones piratas y las posteriores francesas e inglesas, la isla se queda vacía.

A principios del S XIX, familias procedentes del Morrazo se instalan comenzando una época de prosperidad viviendo de la pesca y ganadería. En esa época había en la isla un cuartel de carabineros y dos fábricas de salazón. En 1840 las Islas son anexionadas al Ayuntamiento de Vigo. Pero estas condiciones de aislamiento son muy duras y la gente abandona la isla progresivamente hasta 1970 en la que se queda vacía. En la actualidad, sólo una persona sigue allí, además del guarda.

Precisamente, a partir de 1970, comienza su auge turístico. Desde los primeros hippies de aquella época han sido muchos los visitantes que han escogido estas islas para disfrutar de unas vacaciones en plena integración con la naturaleza. Sin duda, uno de los lugares más bonitos de Galicia. En 1980 como ya he comentado anteriormente, son declaradas Parque Natural y desde 1984 son propiedad de la Xunta de Galicia, permitiéndose un máximo de visitas diarias de 2.200 personas.

En tiempos pasados, antes de la construcción de los primeros faros, las familias de los marineros colocaban luces en zonas elevadas de la costa para poder orientar los barcos en su aproximación a tierra y prevenirlos sobre zonas peligrosas.

Con el auge del comercio naval, los navegantes empezaron a preocuparse en mayor medida por la seguridad de sus embarcaciones y tripulaciones, lo que conllevó un incremento en la construcción de faros.

En la actualidad, muchos de esos faros y sus habitantes (los fareros) han perdido su uso inicial.

En las islas Cíes podemos ver cuatro: Faro del Monte Faro, Faro de A Porta, Faro de Monte Agudo (o Faro de O Peito) y Faro de Bicos.

En la isla de Monteagudo encontramos el sistema dunar de Figueiras-Mixueiro. Desde él se llega al Faro de Monteagudo o de O Peito, donde existe un observatorio de aves.

En la isla de O Faro se encuentra la formación sedimentaria de la playa de Rodas, que une las dos islas, y el lago de Os Nenos.
Hacia el sur se llega al observatorio de aves de Alto da Campá y al Faro de Cíes. Cerca se localiza el Faro da Porta, cerca del pueblo celta de Castro de As Hortas, vestigio de una antigua población céltica de las islas Cíes con gran interés arqueológico.
También se conservan los restos del citado monasterio de Santo Estevo, fundado en el Reino Galaico-Suevo, actualmente sede del Centro de Interpretación.

En toda la zona se puede disfrutar de playas cristalinas y tranquilas, que en los últimos años han recibido la bandera azul.
FAUNA

La importancia de las aves marinas posibilitó la declaración de las islas Cíes como ZEPA (zona de especial protección para las aves), por parte del Estado español y de la Comunidad europea.

La especie más abundante en el parque natural es la gaviota patiamarilla (Larus cachinnans), con 22000 parejas reproductoras que constituyen la colonia mundial más numerosa. Es muy parecida a la gaviota argéntea (Larus argentatus), pero se diferencia principalmente por el color amarillo de sus patas (de ahí su nombre).

Con 1000 parejas reproductoras en el archipiélago, el cormorán moñudo (Phalacrocorax aristotelis), es la colonia más importante del suroeste europeo.

En las Cíes crían también, de manera muy localizada, algunas parejas de gaviota oscura (Larus fuscus) y también paiños (Hydrobates pelagicos), ambas especies escasas en la Península Ibérica. También se encuentran otras especies de aves como el alcatraz (Morus bassanus), azor (Accipiter gentilis), colimbo ártico (Gavia arctica), halcón peregrino (Falco peregrinus), pardela pichoneta (Puffinus puffinus), gaviota reidora (Larus radibundus), arao común (Uria aalge) -que conserva en el archipiélago una escasa representación no reproductora-, etc. Gran cantidad de pájaros nidifican, hibernan o descansan de sus viajes migratorios en estas islas.
Entre los mamíferos silvestres, nos encontramos con conejos (Oryctolagus cuniculus), erizos (Atelerix algirus) y, ocasionalmente, alguna nutria (Lutra lutra). Entre los reptiles cabe destacar el escáncer de cinco dedos (Chalcides bedriagai), el lagarto arnal (Lacerta Lepida), la lagartija (Lacerta hispanica) o pequeñas culebras todas inofensivas y no venenosas. Los animales anfibios son infrecuentes.

FLORA

Debido a las duras condiciones ambientales que reinan en las islas Cíes (viento, insolación, sequedad, escasez de nutrientes, salinidad...), el número de especies de plantas, árboles, etc. que aquí habitan es escaso; sin embargo su valor ecológico es muy alto, por tratarse de especies exclusivas de este ecosistema y, sobre todo, por ser capaces de adaptarse a este tipo de ambiente tan hostil.
En el archipiélago observamos especies desaparecidas en el resto de Galicia.

Alguna de las adaptaciones que han tenido que llevar a cabo las plantas son:

1.Raíces muy profundas, en busca de agua subterránea.
2.Pelillos en las hojas para evitar la desecación.
3.Tejidos carnosos para almacenar agua.
4.Colores claros para reflejar la luz solar.
5.Bulbos o rizomas en las raíces como reserva alimenticia.
6.Presencia de bacterias fijadoras de nitrógeno atmosférico.
7.Engrosamiento de los tejidos como medio de defensa mecánica.
8.Enrollamiento de las hojas, evitando la evaporación.

Algunas especies:

1.Angélica, hierba del espíritu santo o raíz de larga vida (angelica archangelica): Planta con tallo grueso bastante ramificado; sus flores son blanco-verdosas. Alcanza una altura entre 1,40 y 2,30m. En las Cíes, se encuentra en los acantilados; pero es raro encontrarla en España. Tiene diversas aplicaciones terapéuticas.

2.Armeria o herba namoradeira (armeria pungens): arbusto de hasta 50cm de alto. Se encuentra en el suroeste de la Península Ibérica, Islas Cíes, Sur de Portugal, Córcega y Cerdeña. En épocas pasadas, el clima de la costa gallega era más cálido, lo que permitió a esta especie avanzar desde el sur; posteriormente retrocedió debido a la variación del clima.

3.Barrón o feo da praia (ammophila arenaria): planta perenne con tallos de 60-120cm de alto y dotada de rizomas. Gracias a sus raíces, que pueden llegar a más de 4m de profundidad, es una de las primeras colonizadoras de las dunas.

4.Camarina o camariña (corema album): arbusto de hasta 1m de altura bastante ramificado. Se trata de una especie única del litoral occidental ibérico y Azores. En las dunas de las Cíes, se encuentra la mayor y más importante población de Galicia. Catalogada como especie vulnerable.

5.Cardo de mar, cardo marino o cardo da ribeira (eryngium maritimum): planta perenne de hasta 60cm. Destaca por su flor azul metálico. Es típica de las regiones costeras de Europa.

6.Correhuela rosa (convulvus althaeoides): planta perenne propia de los suelos arenosos. Puede alcanzar los 2,5m. Sus flores son de color rosa vino muy vistosas. Sus tallos se enroscan a otras plantas. Se encuentran al lado de los caminos.

7.Carpaza, jaguarzo morisco, jara negra o tomillo blanco (cistus salvifolius): arbusto de hoja perenne que alcanza 1m de altura. Su follaje es aromático. Se trata de una especie de los países mediterráneos. Soporta bien las fuertes insolaciones y, además, puede sobrevivir en suelos pobres. Tiene propiedades medicinales como astringente y también cicatrizantes.

8.Carraspique o cestillo de plata (iberis procumbens): planta perenne siempreverde, de 20-30cm de altura, con tallo sufruticoso. Son muy resistentes al calor y a la sequía; también soportan cierto frío. Estas plantas son exclusivas del litoral meridional y occidental de la península ibérica.

9.Castaño (castanea sativa): árbol de hoja caediza, tronco grueso y madera dura. Puede pasar de los 30m. Se dan en todos los suelos, pero prefieren los frescos y profundos. En Galicia se cultiva por sus frutos (base de la alimentación gallega, tanto de personas como de animales, durante mucho tiempo) y por su madera (base de la construcción gallega, en puertas, vigas, tejados, etc).

10.Endrino (prunus spinosa l.): arbusto perenne, de la familia de los rosáceas. Generalmente no pasa de mata o arbusto, pero puede llegar a constituir un arbolillo de hasta 6m de altura. Sus flores son blancas y sus frutos -los prunos- son de color azul muy oscuro. Especie nativa de Europa y Oeste de Asia.

11.Esparraguera (asparagus plumosus): planta trepadora de color verde, con tallos finos y verticales. Puede alcanzar los 5m de altura. Tiene su origen en Sudáfrica. Se utiliza mucho en floristería como complemento en la confección de arreglos florales.

12.Eucalipto macho o eucalipto medicinal (eucalyptus globulus): árbol perennifolio que puede alcanzar los 60m de altura. Es sensible a las sequías prolongadas; prefiere suelos ligeramente ácidos y frescos. Es originario de Australia; existen más de 300 especies de eucaliptos. Tiene propiedades antisépticas, balsámicas, estimulantes, etc.

13.Fresno común o fresno europeo (fraxinus excelsior): árbol caducifolio con una altura de 8 a 12m(aunque, en algunos casos, puede alcanzar los 40m). Prefiere las zonas frescas (con bastante humedad) ya que no tolera los climas secos y calurosos. Sus hojas tienen propiedades diuréticas y laxantes, incluso antirreumáticas si se mezclan con otras plantas.

14.Hinojo marino o perejil de mar (crithmum maritimum): planta perenne de color verde con tallos flexibles, que mide entre 15 y 45cm. Se encuentra en grietas y rellanos de acantilados; a veces también en zonas arenosas, aunque muy raramente. Es muy rico en minerales y vitamina C. Era utilizado por los marineros para luchar contra los escorbutos tras largos viajes.

15.Jaguarzo negro (cistus monspeliensis): arbusto perennifolio de color verde, de talla mediana, muy ramificado. Sus flores son blancas con 5 pétalos, de forma triangular y algo escotados en su parte exterior. Es poco exigente en cuanto al suelo; aguanta bien las heladas y solanas.

16.Nardo marítimo, azucena de mar o cebola das gavotas (pancratium maritimum): planta perenne, de entre 30 y 70cm de alto, con raíz bulbosa. Tolera bien los largos períodos de sequía. Se encuentra en las Costas del Atlántico y del Mediterráneo. Antiguamente se utilizaba como purgante.

17.Pino insigne o de Monterrey (pinus radiata): árbol perennifolio (o verde todo el año) que alcanza una altura de 30 a 40m; su corteza es de color negro. Prefieren los climas suaves con abundante humedad atmosférica. Fueron repoblados en el archipiélago en la década de los cincuenta. Es originario de California -costa occidental de Estados Unidos-. Su madera se utiliza sobre todo en la industria de la celulosa.

18.Pino marítimo o rodeno (pinus pinaster): árbol perennifolio que alcanza los 30-40m de altura; su corteza es gruesa y de color marrón rojizo. Su madera de no es de mucha calidad, pero es un gran productor de resina.

19.Retama mansa (Osyris alba): arbusto que alcanza un tamaño máximo de 2m. Sus flores son de color verdoso y su fruto es una drupa de color rojo, del tamaño de un guisante. Viven en zonas húmedas y soportan todo tipo de suelos.

20.Roble melojo (quercus pyrenaica): especie arbórea autóctona. Árbol de hoja caduca que no suele pasar de los 20m de altura. Su fruto es la bellota. Soporta muy bien las heladas. Puede vivir entre 500 y 600 años. Es un árbol escaso, por la tala abusiva y la competencia de especies foráneas.

21.Tomillo bravo (helichrysum picardii virescens): arbustillo que llega a los 50cm de altura. Crece en todo tipo de suelos y soporta bastante bien la sequía. Es una planta originaria de las costas occidentales ibéricas, exclusivamente. Tiene en Galicia su límite más norteño. Posee gran cantidad de propiedades medicinales.

22.Tojo (Ulex europaeus): arbusto muy ramificado y espinoso que puede alcanzar una altura de 2m. Sus flores son de color amarillo. Se adapta perfectamente a suelos pobres y secos; prefieren los climas templados. Tiene propiedades medicinales como diurético, antimigrañoso, etc.

VIDA Y FONDOS MARINOS

La costa gallega posee uno de sus más ricos ecosistemas submarinos en la zona que rodea el archipiélago de Cíes, donde destaca el importante bosque de algas pardas (Phaeophyta) de los géneros Laminaria y Saccorhiza.

La circulación de las aguas (que salen y entran en la Ría) y la mezcla de agua dulce y salada favorecen la concentración de microorganismos, etc., que representan fuente de alimento para todas las especies marinas. Así, en los distintos entornos alrededor de las Islas, nos encontraremos diversidad de crustáceos, peces, moluscos, etc.

En la parte submarina, habitan bogavantes (Hommarus gammarus), centollos (Maja squinado), pulpos (Octupus vulgaris), etc.
En la zona de los acantilados, abundan percebes (Pollicipes cornucopia) y mejillones (Mytilus).
En las zonas rocosas, del interior de las islas, encontraremos numerosos erizos de mar (paracentrotus lividus), además de grandes boques de anémonas (Anemonia sulcata).
En las playas más protegidas hay multitud de moluscos bivalvos, así como lenguados (Solea lascaris), rodaballos (Psetta maxima), etc.
Estas aguas son, además, visitadas con frecuencia por delfines (Delphinidae), ballenas (Mysticetiy), focas (Phocidae), etc.
Se puede observar también en estos fondos marinos restos arqueológicos.
La pesca submarina y de recreo están prohibidas.

INFORMACIÓN DIVERSA

Se accede a las Islas Cíes por transporte marítimo desde Vigo, Baiona y Cangas do Morrazo. En Semana Santa y verano (desde mediados de junio a mediados de septiembre) se realizan rutas diarias a las Islas Cíes.

Existe una única posibilidad de pernoctar en las Islas Cíes y es en un camping.

Abierto en Semana Santa y temporada de verano aproximadamente del 15 de junio al 15 de septiembre. Con una capacidad máxima de 800 personas, los campistas pueden alojarse hasta 15 días consecutivos. Para la compra de un billete de pernocta es necesaria la tarjeta de campista que se recoge en la oficina del camping en la estación náutica de Vigo.

Los turistas podrán disfrutar de playas maravillosas como la citada de Rodas, Bolos, Nuestra Señora, Cantareira, Margaridas, Mixueiro, Areiña, San Martiño, Figueiras.

Los senderos señalizados en el archipiélago de Cíes permiten realizar un total de 4 rutas autoguiadas en las islas de O Faro y de Monte Agudo ( rutas de Monte Faro, Faro de A Porta, Alto del Principe, Monte Agudo).

ENGLISH INFORMATION:

en.wikipedia.org/wiki/C%C3%ADes_Islands

www.turismodevigo.es/contenido.php?idpag=103002001&id...

Discover more inspiring photos like this one.

Download the FREE 500px app Open in app