karla zequinelli montagner

La mirada es una de las cosas más difíciles de ejercer. Máxime cuando se trata del mundo de hoy, atiborrado como está de imágenes que son ruido, violencia o fugacidad. Pero las generalizaciones no sólo son injustas sino peligrosas, por cuanto nos negamos, otra vez, el privilegio de mirar lo que en su magnificencia o humildad nos espera; o, cuando menos, dejarnos guiar hacia ello por la mirada generosa del otro. Karla Zequinelli Montagner nos lo recuerda en cada una de sus fotografías. De hecho, tiene la rara virtud de concedernos, sin escamoteos, su visión como lazarillo entre geografías inéditas. De modo que de la mirada nula pasamos a una mirada ahíta de significados, iluminaciones, matices... Estamos en presencia de imágenes que testimonian las sutilezas de lo visto, sus intimidades y fragilidades, o su energía potencial a punto de cobrar su condición cinética. Pocas veces es uno compelido a la fascinación de este modo: atraído por la ternura, el relato de lo inefable, la exhibición más pura de lo erótico. La apuesta de la artista es arriesgada en tanto que ha osado hacer unos acercamientos rayanos en el vouyerismo de imagen, pero cuyo resultado llega a nuestros ojos de manera prodigiosa, latente, capaz de hacernos sentir cómplices de un ejercicio de observación que tiende a la trascendencia. Va uno como de puntillas por los escenarios visuales propuestos, descubriendo cosas insospechadas, palpando el cariz inédito de unas realidades muchas veces seudoapercibidas, imaginando abstracciones a partir de enfoques figurativos, o despertando a niveles de conciencia superior ante la eclosión de microcosmos en innegable estado de poesía. ¡Hay que celebrar este tipo de aciertos!

Salvador Medina Barahona, poeta panameño

  • 1,007 Affection
  • 13,172 Photo Views
  • 25 Followers
  • 25 Following
  • las granjas, Santa rosa xochiac , mexico, mexico